El aguacate: usos en la cocina

Ya hemos hablado en anteriores ocasiones de las propiedades y beneficios del aguacate pero hoy queremos contarte cómo puedes utilizarlo en la cocina ya que sabemos que much@s de vosotr@s aún no le estáis sacando todo el partido que se merece!

El  aguacate es una fruta muy singular, con un gran potencial y unas características únicas que lo convierten en un «multiusos» en la cocina.

Tiene una textura muy cremosa (es un alimento rico en grasas) por lo que se utiliza mucho para aportar untuosidad y consistencia a muchas recetas. Tiene una cosa magnífica y es que puede utilizarse indistintamente en la preparación de platos dulces como salados!

El aguacate es muy polivalente por lo que utilizarlo en la cocina resulta muy sencillo, pero tiene el inconveniente: se oxida con facilidad en contacto con el aire.

Cómo saber si está maduro

La forma más sencilla de saber si está en su punto es apretando ligeramente con los dedos, si cede a esta presión está maduro, aunque es preferible no tocarlo demasiado, pues se deteriora con facilidad.

Otra forma de saberlo es sacudiéndolo suavemente. Si notas que el hueso se agita en su interior significa que está listo para comer.

A partir de ese momento se puede guardar en la nevera para que no siga madurando y así conservarlo unos días más.

El aguacate, al igual que otras frutas tropicales, no soporta temperaturas muy bajas, por lo que no se aconseja congelarlo ni refrigerarlo por debajo de los 4 ºC.

Cómo hacer madurar un aguacate

A veces te ocurrirá que has comprado un aguacate que no está lo suficientemente maduro, pues bien, esto tiene una fácil solución: para que el fruto madure completamente debe dejarse unos días en un lugar oscuro a entre 15 y 24 ºC, a temperatura ambiente los aguacates maduran en 3 o 4 días. 

Un truco para acelerar el proceso es colocarlo junto a una manzana o un plátano en una bolsa de papel (o en papel de periódico).

Evita que se oxide

Como hemos comentado el aguacate se oxida y se ennegrece bastante rápido. Puedes evitar que esto ocurra añadiendo un poco de zumo de limón o lima.

También funciona bastante bien envolverlo en un papel film para que no pueda pasar el oxígeno.

Pelar el aguacate

Para pelarlo se corta la fruta longitudinalmente con ayuda de un cuchillo bien afilado hasta alcanzar la semilla, se giran ambas mitades una contra la otra, como si se fuera a abrir un envase, y se separan. Luego, clavando un poquito el mismo cuchuillo en el hueso, se retira el mismo y se extrae la pulpa con una cuchara.

A cocinar!

El aguacate combina a la perfección con huevos, setas, aceitunas (y su aceite) y hortalizas como los puerros y la calabaza, entre otras. Vamos a ver diferentes uso que le podemos dar en la cocina:

Guacamole, la receta estrella

Típica receta mejicana que se elabora a base de aguacate, cebolla, tomate, limón y algunas especias picantes, que pueden variar según el cocinero y los gustos de cada cual.

Es posiblemente la receta más conocida y la que ha extendido el uso del aguacate por todo el mundo.

Se puede servir en aperitivos, para dippear con unos nachos o crudités y también como guarnición de cualquier plato que se nos ocurra o como base de un bocadillo vegetal.

Crema de aguacate para untar

La pulpa, machacada y mezclada con un chorrito de buen aceite de oliva y unas gotas de limón o pomelo, es perfecta para untar sobre unas rebanadas de pan integral o unas galletitas saladas. 

Se puede cocinar

Lo más habitual es comer el aguacate crudo, aunque también se puede cocinar. Eso si, hay que tener en cuenta que las cocciones prolongadas pueden terminar dándole un sabor amargo.

Por lo tanto puedes saltearlo y hornearlo en su justa medida!

Todo tipo de cremas y salsas

Con el aguacate triturado como base se pueden preparar multitud de cremas: bechamel, mayonesa vegana, aderezos para pasta y ensaladas, etc.

En la preparación de las salsas el aguacate despliega todo su potencial, aunque en este caso conviene elegir los más aceitosos.

En repostería

El aguacate se utiliza en muchas recetas reposteras. Es perfecto para sustituir los ingredientes grasos (todo tipo de mantecas o mantequillas) y también al huevo.

De esta manera se pueden preparar helados, tartas, frostings y coberturas, pudines y sobre todo mousses, para los que su textura cremosa resulta idónea.

Otra forma de sacar provecho del aguacate es añadirlo a zumos de frutas, especialmente a los tropicales, o emplearlo como base para preparar batidos con leche vegetal de soja, avena o, mejor aún, almendras, pues al aguacate le gusta la compañía de los frutos secos.

Ahora ya sabes cómo puedes introducir el aguacate en diferentes elaboraciones así que sólo nos queda animarte a experimentar!

Deja un comentario

Sobre mi

soy marta de martamorfosis

Marta Gómez

Soy Marta, una soñadora que confía en poder dejar el Planeta un poquito mejor de lo que lo he encontrado. En Martamorfosis promuevo un consumo responsable y (eco)lógico tanto de los alimentos como de todos los demás recursos que nos da la Naturaleza para así poder avanzar hacia un estilo de vida saludable y un desarrollo sostenible.

¡Sígueme!

Buscar en el Blog

Buscar

Suscríbete al Blog

¿No sabes que cenar?
Consigue este ebook

Entradas recientes

Categorías

No te pierdas
nigún consejo

Descarga tu menu semanal vegetariano

Descarga tu GUÍA práctica para un cuidado natural y saludable de la piel